Canadá decide dejar de venderse en Facebook e Instagram

La lucha de brazos continúa entre Ottawa y Meta. El gobierno canadiense anunció el miércoles 5 de julio que ya no compraría espacios publicitarios en Facebook e Instagram luego de la disputa entre él y el grupo de Mark Zuckerberg sobre la compensación de los medios en línea.

Ottawa adoptó en junio una ley, conocida como C-18, que obliga a los gigantes digitales a compensar a los medios canadienses por el contenido compartido en sus plataformas, bajo pena de tener que permitir un arbitraje vinculante. En respuesta a esta ley, Meta bloquea el acceso a los medios canadienses a los usuarios de Facebook o Instagram, para evitar tener que aplicarla.

Facebook “ha decidido ser irresponsable por lo que hemos decidido suspender los anuncios”explicó el miércoles en reacción Pablo Rodríguez, el Ministro de Patrimonio Canadiense. “Los canadienses no se dejarán intimidar por los multimillonarios estadounidenses que quieren dañar nuestra democracia”agregó que el primer ministro, Justin Trudeau, asumió que su gobierno no se retractaría de su ley.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Canadá, una prueba para Meta frente a la legislación restrictiva

La decisión de suspender los anuncios del gobierno le costará a Facebook e Instagram unos 10 millones de dólares canadienses (6,9 millones de euros) al año, dijo. Este dinero se invertirá en otras campañas publicitarias, explicó Ottawa.

sector en crisis

Poco después del anuncio federal, el primer ministro de Quebec, François Legault, tuiteó que la provincia también suspendería la publicidad en Facebook e Instagram, y la alcaldesa de Montreal, Valérie Plante, anunció en Twitter una decisión idéntica para su ciudad en Facebook.

La nueva ley tiene como objetivo apoyar al sector de las noticias en crisis en Canadá, en particular debido a la pérdida de ingresos publicitarios. Según el Departamento de Patrimonio, más de 450 medios de comunicación canadienses han cerrado desde 2008.

Según el ministro Pablo Rodríguez, el 80% de los ingresos por publicidad en Canadá, o casi 10 mil millones de dólares canadienses en 2022, ahora los obtienen Google y Facebook, cifras similares a las de otros países.

En los Estados Unidos, California está redactando actualmente un proyecto de ley similar al de Canadá. En el resto del mundo, la Unión Europea ha establecido un “derecho conexo” que exige que las plataformas paguen a los editores de prensa por su contenido, lo que, al atraer lectores, también les permite a estos gigantes vender espacios publicitarios, según los jefes de prensa.

Le Monde con AP y AFP