La ola de calor acaba con nuevos avisos rojos en Murcia, Málaga y Alicante por valores máximos entre 44° y 42° | Clima y Ambiente Medio

Tras una temperatura terrible, en la que Figueres (Girona) marcó 45,4°, la temperatura más alta jamás registrada en Cataluña, más de 140 estaciones de la red de Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) alcanzó o superó los 40° y en más de 45 observatories no se bajó de 25°, España encara este miércoles el último día de la ola de calor que afecta a toda la cuenca mediterránea. La buena noticia es que habrá un alivio considerable en el tercio norte de la península Ibérica gracias a “la entrada de venus del norte propiciará, que propiciará una bajada bastante acusada de las temperaturas”, avanza Rubén del Campo, portavoz de Aemet. La caída puede ser extraordinaria ―de 10° menos respecto al día anterior― en puntos de Euskadi y Navarra, de 8° en Aragón y más suave en el restaurante.

Sin embargo, la mala noticia es que estos mismos venezos llegarán ardiendo, «en forma de terral», al sur de la Comunidad Valenciana, Murcia y al extremo sur de Andalucía ―la costa y el prelitoral de la provincia de Málaga y la parte oriental de Almería―, donde puede haber incluso un repunte en las temperaturas de 5°/6°. Lo peor lo vivirán en Murcia, bajo aviso rojo, el máximo, por 44°, y en Alicante y Málaga, por 42º. En otras zonas de los tercios este y sur de la Península y en Baleares superarán los 38º a 40º, por lo que el aviso es naranja, el segundo de una escala de tres, en Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Cataluña, y amarillo, el mínimo, en Extremadura, Comunidad de Madrid y Ceuta y Melilla.

Una mujer se abanica para paliar el calor en el parque de El Retiro en Madrid, este martes. Sergio Ordúñez (EFE)

En el resto del país, se producirá «una bajada ligerita», por lo que «seguirá siendo una jornada muy calurosa en el centro, oeste y sur de la Península, así como en Baleares», avanza el portavoz de Aemet. Por ejemplo, en Lleida aún se puede llegar a 38°/40°, en Baleares también se esperan de 38° a 40° y en el interior de la Comunidad Valenciana, la provincia de Albacete y el valle del Guadalquivir, a partir de 39°. ° a 41°. “Estos valores contrastan con los de la zona más fresca del país, el Cantábrico, donde apenas si se llegará a 25°”, destaca Del Campo.

Además, a causa del calor por la tarde habrá tormentas, muchas de ellas secas con escasa o nula lluvia pero con rachas deviento muy intensas, en el interior sureeste. fr Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana Hay aviso amarillo. La calima, que provocó un empeoramiento de la calidad del aire, se trasladará hacia el este, al tiempo que continuó el riesgo muy alto o extremo de incendios en la parte principal del país.

La calima se trasladará hacia el este y podrá haber tormentas secas en el interior sureeste por la tarde con rachas muy fuertes deviento.

La información es la primera herramienta contra el clima climático. Suscríbete.

Suscribir

Y todo esto tras una noche que ha sido probablemente la peor del episodio, ya que se esperaba una subida de la mínima en Cataluña, zona centro ―en Madrid la previsión será 26°―, en la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía, mientras que en el resto del país se preveía que se mantuvieran igual o que bajaran un poco.

Siete registros mensuales

El primer día de la ola, el lunes, se batieron dos registros mensuales ya validado por Aemet en Toledo (máxima de 42,9°) y en Teruel (mínima de 20,6°), mientras que el martes alcanzaron los increíbles 45,4° en Figueres y también tumbaron los récords de máximas en Lleida (43,2°), Teruel (40,5°) y Albacete (41.3°) y de minima en Cuenca (20.8°), todos ellos pendientes de certificar.

El récord de Figueres es “provisional, pero de confirmarse supondría un récord absoluto de temperatura en Cataluña. El anterior récord era de 2019, con 43,7° en Alcarràs (Lleida). Este registro también fue superado el martes en Porqueres (Girona), con 44.3″, aclara la agencia. Es más, estos 45,4° son «posiblemente los 45° más norteños de España, Figueres está en la latitud 42º N. En Ourense la máxima está en 44,1°, también 42º N.», índica y experto Miguel Muñoz, de la red de aficionados del Colectivo Meteofreak de Córdoba. “España tiene otra sartén cerca de la frontera con Francia. Increíbles los datos de las estaciones de Cataluña”, Vicente Aupí condena a divulgador científico al ver que las altas cotas del valle del Guadalquivir ―el lunes hizo 44,9° en Andújar (Jaén) y 44,8° en Villanueva del Arzobispo (Jaén) y Montoro (Córdoba)― reproduce tan al norte.

“Los 45,4° de Figueres constituyen, por ahora, la temperatura más alta alcanzada en España este verano, curiosamente en una zona poco habitual. Veremos si este miércoles se supera en puntos del sureeste peninsular», advierte por su parte la agencia, para añadir que «depende de muchos factores como el régimen devientos o la presencia de nubosidad y polvo en suspensión».

El martes, además, dos observatorios del Servei Metereològic de Cataluña (SMC o Meteocat), Pantà de Darnius-Boadella y Navata, ambos en Girona y con series de más de 30 años de datos, alcanzaron los 45.1°, una «insólita cifra» que convierte en el nuevo máximo de temperatura medido por la Xarxa d’Estacions Meterològiques Automàtiques (XEMA), que cuenta con 184 estaciones. El registro supera por más de une grado el anterior techo de 43,8° de Alcarràs (Tarragona) de junio del 2019. Además, seis estaciones de la XEMA superaron el antiguo record de 43,8° y 18 midieron más de 43°.

Fue una jornada histórica de calor en Cataluña y muy cálida en la mayor parte del país: más de 140 estaciones de la red de Aemet alcanzaron o superaron los 40°. En más de 45 estacionamientos no hay baja de 25°.

Y por fin el jueves, Aemet «dará por finalizada la ola de calor» con una «bajada general de las temperaturas», a la que se mará una segunda bajada el viernes, día en el que incluso en zonas del noroeste «podrá ser una día fresco para la época». se mantiene el aviso naranja por calor excesivo en Murcia y el amarillo en Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Pero el fin de semana volverá a sufrir las temperaturas y el domingo electoral será «una jornada calurosa y de tiempo estable, sin lluvias en la mayor parte del país, aunque podría formarse alguna tormenta aislada en zonas de montaña». Las temperaturas podrían superar los 35° en amplias zonas del país, sobre todo en el noreste, centro y sur de la Península y en Baleares.

De esta situación de ola de calor queda al marginal Canarias, donde estos días predomina el régimen de alisios típico del verano. Las temperaturas oscilan en zonas costeras entre 22° y 24° de madrugada y 27° a 30° a primeras horas de la tarde, en puntos del sur de Gran Canaria y Fuerteventura más de 32°.

Unas jóvenes refrescan junto a una fuente de agua pulverizada en Valencia, este lunes.
Unas jóvenes refrescan junto a una fuente de agua pulverizada en Valencia, este lunes. Ana Escobar (EFE)

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal