Muere a los 59 años Juan Carlos Formell, dinámico heredero del acervo musical de Cuba

Juan Carlos Formell, un aclamado cantautor que se mudó a Nueva York después de salir de Cuba y eventualmente ocupó el lugar de bajista de su famoso padre, Juan Formell, en Los Van Van, uno de los posrevolucionarios más influyentes de Cuba, murió el sábado durante una actuación en Nueva York. Tenía 59 años.

Su muerte, por un infarto que sufrió sobre el escenario del Lehman Center for the Performing Arts del Bronx, fue confirmada por su pareja sentimental y musical, Danae Blanco. El Sr. Formell, dijo, sufría de hipertensión y arteriosclerosis.

Desde que huyó de Cuba a Nueva York en 1993, el Sr. Formell había trazado su propio camino musical, lanzando cinco álbumes en solitario y ganando una nominación al grammy en 2000 a la Mejor Interpretación Latina Tropical Tradicional por su álbum debut, «Songs from a Little Blue House».

Cuando su padre murió en 2014, el Sr. Formell acordó continuar con su legado como bajista de Los Van Van, el grupo de baile afrocubano que su padre cofundó. La formación actual de la banda también incluye al hermano Samuel en la batería y la hermana Vanessa en la voz.

La banda estaba a solo unos números de una actuación enérgica en el Lehman Center cuando el Sr. Formell se apartó de su contrabajo, se dobló como para recuperar el aliento y luego avanzó pesadamente hacia la parte posterior del escenario. Mientras la banda tocaba, Abdel Rasalps Sotolongo, el vocalista de Van Van conocido como Lele, y Javier León Peña, ingeniero de sonido, lo ayudaban fuera del escenario cuando se desplomó cerca de la cortina.

La banda se tomó un descanso de más de media hora, luego anunció brevemente que el Sr. Formell tenía una condición médica y regresó para terminar el set, tocando durante casi una hora, dijo por teléfono su amigo, el músico Ned Sublette, quien estaba presente. entrevista.

El álbum debut del Sr. Formell, «Songs from a Little Blue House», fue nominado a un Grammy en 2000 como Mejor interpretación latina tropical tradicional.

El Sr. Formell fue miembro de la cuarta generación de una de las familias musicales más famosas de Cuba. Su bisabuelo, Juan Francisco, fue un popular director de orquesta. Su abuelo, Francisco Formell, fue director de la Orquesta Filarmónica de La Habana y arreglista de los Lecuona Cuban Boys, una popular big band de la década de 1930.

Su padre, Juan Formell, junto a otros gigantes de la música cubana, César Pedroso, conocido como Pupy, y José Luis Quintana, conocido como Changuito, fundaron Los Van Van en 1969, fusionando géneros afrocubanos tradicionales como el sonido cubano con elementos del rock, el soul y discoteca.

Con la bendición del gobierno cubano, el grupo recorrió el mundo durante décadas, desarrollando seguidores en todo el mundo. ganó un premio Grammy en 2000 a la mejor interpretación de salsa por su disco «Llego… Van Van/Van Van está aquí.)

A pesar de su apellido, el camino del Sr. Formell hacia el éxito musical no fue fácil.

Juan Carlos Formell nació en La Habana el 18 de febrero de 1964, el mayor de tres hijos de Juan Formell y la cantante de cabaret Natalia Alfonso.

Cuando tenía tres semanas, sus padres lo enviaron a vivir a las afueras de La Habana con sus abuelos paternos. Su abuelo, el director de orquesta, había sido condenado al ostracismo por el gobierno de Castro por ser parte de la vieja guardia. Formell le dijo a Los Angeles Times en 2000 que otros niños se habían burlado de él por tener agujeros en los zapatos.

A pesar de ello, se orientó hacia la música, estudiando en los conservatorios Alejandro García Caturla y Amadeo Roldán de La Habana, luego en la Escuela Nacional de Arte de Cuba.

De adolescente ya componía y estudiaba contrabajo con Andrés Escalona de la Orquesta Sinfónica de La Habana. Luego tocó el bajo con el pianista de jazz Emiliano Salvador.

También era un guitarrista talentoso y esperaba labrarse una carrera como cantautor, influenciado por el afrocubanismo, el movimiento de arte cubano centrado en la identidad negra, así como el movimiento negrista en poesía, particularmente el trabajo de Nicolás Guillén. Aun así, se sentía incapaz de expresarse libremente bajo las restricciones de la industria musical controlada por el gobierno de Cuba, dijo su exesposa, Dita Sullivan, en un correo electrónico.

«Cuando todavía tenía veinte años, en un momento en que la mayoría de los músicos tienen esperanzas», dijo en una entrevista de radio en 2001, «estaba resignado a un futuro de marginación».

En 1993, mientras estaba de gira con el grupo de baile Conjunto Rumbavana en México, desertó, cruzó el Río Grande cerca de Laredo, Texas y finalmente se instaló en Nueva York. La transición no fue fácil.

«Cuando te vas de Cuba, no existes», dijo Formell en una entrevista de 2005 con el Chicago Sun-Times. “Vienes aquí, eres invisible. Vienes aquí y a nadie le importa. Si quieres desertar, es mejor que tengas un sistema de apoyo.

Aún así, construyó una carrera en solitario y con varios conjuntos en clubes de jazz de Nueva York. antes de lanzar su álbum debut nominado al Grammy. El Sr. Formell siguió con «Las Calles del Paraíso» («Streets of Paradise») en 2002 y «Cemeteries of Desire», una reflexión de 2005 sobre los sabores musicales latinos de Nueva Orleans, así como «Son Radical» (2006) y «El club de los sueños de Johnny» (2008), que, según una reseña de Village Voice, tejió «un hechizo inolvidable».

Su música, arraigada en el filin, un género romántico de la música popular cubana influenciada por el jazz, así como en el son cubano, un estilo tradicional que combina influencias españolas y africanas, celebra la belleza natural de su tierra natal y su complicada historia.

«Aunque mis canciones no son específicamente de política», dijo en una entrevista de 1996, «reflejan la realidad de Cuba desde mi punto de vista y no desde el punto de vista del sistema».

Además de Samuel y Vanessa, sus sobrevivientes incluyen a sus otras hermanas, Elisa Formell Alfonso y Paloma Formell Delgado, y otro hermano, Lorenzo Formell González. Sullivan y él se separaron en el 2012 y se divorciaron en el 2021.

En un publicación de Facebook Al anunciar su muerte, Los Van Van dijo que continuaría su gira por Estados Unidos, «rindiendo homenaje a Juan Carlos en cada actuación, cada nota musical, en cada elección de Vanvanero como lo hubiera querido Juanca».